"Quienes desde la lealtad se atreven a pensar y disentir, se diferencian en mucho de aquellos que ocultan con la obsecuencia la traición. Y también aquellos que con el cuento de la verticalidad ocultan tanto el oportunismo para sacar tajada personal como la mediocridad mental del que no se atreve a pensar".

Dardo Cabo

miércoles, 24 de julio de 2013

EL OBELISCO ATRIBULADO (LA MENTIRA METROBUS...)





El obelisco, gran ícono porteño, está mareado, le achicaron la Plaza de la República, le sacaron cientos de árboles, le cambiaron el sentido a la marcha de los colectivos... ¿Cómo será intentar cruzar la 9 de Julio de a pie, un día cualquiera? ¿Habrá que tener al día el seguro de vida y el testamento?

Tras 7 meses de obras y una inversión de 150 millones de pesos, Mauricio Macri quiere pasar a la historia con una obra faraónica, grande grande, inolvidable, como las que hacía su ídolo urbanístico, el intendente de la dictadura genocida Osvaldo Cacciatore.

Pero ni siquiera es un Metrobus, sino una simple y abultada sangría de dinero público en unos carriles exclusivos para transporte colectivo, que son una carísima gran campaña publicitaria preelectoral antes que la solución para miles de pasajeros.

El proyecto y realización del METROBUS en la avenida 9 de Julio es una acción descabellada.





El intendente porteño, Mauricio Macri -obedeciendo los dictados de la mercadotecnia electoral que le sopla Jaime Durán Barba- sostiene que si hay que llamar la atención hay que hacerlo a lo grande, por eso, si va a intervenir en la avenida más importante de la Argentina tiene que ser de modo escandaloso. En consecuencia, no se pensó en usar las calles Cerrito-Lima y Bernardo de Irigoyen-Carlos Pellegrini como corredores para el Metrobus (que hubiera sido lo más lógico) y se pergeñó enchastrar toda la traza con el Metrobús por el centro de la avenida.


Promover el transporte en colectivos encima de una linea de subterraneo es contradictorio. El metrobus no enpieza ni termina en ningún lado. ¿Qué pasa después de avenida San Juan?  ¿qué pasa después de la calle Arroyo? Nada, o todo. Conjestión de tránsito y una terrible galleta que producirá grandes retrasos en el transporte automotor.

¿Por qué llenar de cemento y estructuras de hierro el centro de "la avenida más ancha del mundo"?

¿Por qué gastar el dinero público en una obra parcial, cosmética, sobrevaluada, en cambio de fortalecer el subterráneo de la línea C?









1 comentario:

  1. Según las ofertas de la licitación, el metrobus de la 9 de julio cuesta 38 millones por km, mientras que el que están construyendo en el Corredor Sur, 5 millones por cada km (y son 22 km!!)
    Pude ver los costos unitarios... el de la 9 de julio es para ejecutivos y el del sur es para pobres. Claramente ajustado a la lógica macrista!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...